MolinaMolina, 1972 “Sin Título”

La estructura en cruz, bien plasmada en el centro del tondo, es determinante en esta composición abstracta. El pintor compensa el exceso de simetría colocando un juego de manchas rectangulares a la izquierda del eje. Una obra muy sobria y cálida de color, rica en calidades o texturas.